sábado, 4 de julio de 2015

La historia trágica de mi libro Buscando a Alaska


Hace unos días les platiqué que yo rara vez presto mis libros debido a una mala experiencia que tuve con mi libro de Buscando a Alaska.

Para los que llevan tiempo conmigo saben que John Green es de mis autores favoritos y el primer libro que leí de él fue Buscando a Alaska, de hecho la historia de como llegó a mis manos es un poco curiosa, les dejo aquí como fue.


Como a mi me encantó y me hizo reflexionar mucho se lo presté a una amiga que andaba medio animándose a leer.

Antes que nada consideremos que a esta amiga ya le había prestado uno o dos libros y uno me lo regresó con la pasta dura despegada del lomo, la verdad me dolió un poco pero me dije "Chilax Lau, obviamente por uso se parte el lomo, es normal", así que de cierta forma no tenía razones para no prestarlo.

Bueno, resumiendo esta historia trágica, porque sino me pongo a llorar, resulta que mi amiga se saltó al final y como sabrán los que ya lo leyeron, eso arruina todo el libro. Total que ya no le convenció el libro pero dijo que como quiera lo quería leer completo así que se lo quedó otro rato.

A las semanas que me subo a su carro y lo tiene en los pies del asiento del copiloto con la portada doblada por la mitad. Casi casi se me salé la lagrimita y le pregunté que si ya lo habia acabado y me dijo que todavía no.

Mi libro no lo he vuelto a ver y cada vez que hablo con mi amiga le digo que ya lo regrese, pero parte de mí dice que ya lo olvide y otra dice que se lo pida para tener aunque sea el recuerdo de mi primer libro del autor.

Pero eso si, a partir de ese momento nunca he vuelto a prestar un libro tan libremente.

¿Tienes alguna historia trágica por prestar un libro? Compártela!


16 comentarios :

  1. No suelo prestar libros, y si tengo la opción de hacerlo, pretendo que sea a personas que sé que lo van a cuidar.
    Una pena lo de tu libro... Aunque ya sabes que a esa persona no le tienes que volver a dejar uno ^-^''
    Saludos ~

    ResponderEliminar
  2. Realmente una pena, típico de las personas que no valoran absolutamente nada de un libro, y ni siquiera el hecho de ser un objeto que no es propio sino prestado. Creo que si hubiera sido yo, en el momento en que veo el libro en el estado que estaba en el auto, lo agarro y rompo toda relación con la persona.
    Un beso grande, y espero que puedas recuperar tu libro :)

    ResponderEliminar
  3. No tengo una historia así trágica pero me molesta mucho prestar un libro y que se tarden eones en regresar. A la única persona que se los presto es a mi mejor amiga que es lectora como yo y ella me presta libros... es muy cuidadosa y sabe lo que significan los libros para mi, en febrero preste una edicion super hermosa en tapa dura de orgullo y prejuicio y aun no me lo regresan, siempre que veo a la chica le digo que me lo entregue y nada de nada. En un mes me voy a mudar de la ciudad asi que espero recuperarlo antes de marcharme.

    Besos... espero te regresen el libro

    ResponderEliminar
  4. La verdad que es a mi tambien me ha pasado y es la razon de por que no he vuelto a prestar un libro. Se lo preste a mi hermano para un trabajo de la escuela y me lo devolvio con menos de la mitad de las paginas (nunca supe que paso con ellas) y todo rayado con lapicera roja.
    Pues eso, si no puedo confiar en que mi propio hermano me lo devuelva sano y salvo entonces no puedo confiar en nadie.

    Besos y espero que puedas recuperar el libro!

    ResponderEliminar
  5. Hace un tiempo me ocurrió algo parecido. El primer libro que compre "por voluntad propia" (sin que sea un deber para la escuela) fue El símbolo perdido de Dan Brown y digamos, que cuando lo preste no volvió en el estado que tenia.
    Me dio mucha pena, se pudo arreglar un poco pero no quedo como nuevo.
    Es terrible ver que otras personas no cuidan los libros como deberían.

    ResponderEliminar
  6. Tengo varias experiencias malas, pero la que me dolió en el alma fue cuando presté En Llamas a una compañera que yo creí ciudaba bien los libros, y me lo regresó con el plastiquito del que está forrado el libro (yo ni sabía que tenía eso) todo roto del lomo. Sinsajo también lo presté a otro amigo hace como 4 años y aún no me lo devuelve (creo que me dijo que algo le había pasado y que me compraría otro pero ya perdí la esperanza) ....y otro que he prestado es Crepúsculo, que igual nunca me lo devolvieron (aunque la verdad nunca lo pedí de vuelta >.<)
    Un beso, y pobre de tu libro.

    ResponderEliminar
  7. La verdad que no he tenido malas experiencias. Las dos veces que lo he hecho me los han devuelto en buenas condiciones y sin nada que me haga querer asesinarlos pero bueno, ya te conté lo que pasó a mi y he escuchado historias de terror (como en tu caso) que me hace pensar que mejor no exponerse así que sé que me veo muy mal al decir que no los presto pero bueno, me ahorra futuros disgustos :)

    Te mando un beso enorme como siempre, Lau<3

    ResponderEliminar
  8. Yo igual le eh prestado libros a mis amigos y algunos no los he vuelto a ver, le preste uno a mi mejor amiga y lo rompió de toda la portada y contra portada sin mencionar que rayo las páginas casi me dio un ataque y se lo pedí o arrebate casi porque no podía ver mas eso. Aun así tiene otros dos que no me ha dado... Haha </3

    ResponderEliminar
  9. Si que es muy fea esa historia cuando lo viste en su auto se lo hubieras quitado D: , yo solo le presto libros a mi hermana y novio ya que con mi hermana se que queda en la casa y mi novio sabe lo mucho que me importan , la unica adecdota mala fue que a un chico de mi escuela le preste un libro de Stephen king y luego se fue de la escuela y ni el libro me regreso lo bueno que me quede con unos animes suyos y hasta que no vea mi libro no los volvera a ver XD

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!
    Madre mía... me llega a pasar eso a mí y no sé como habría respondido, pero desde luego no habría mantenido el tipo tan bien como lo has hecho tú, habría gritado como una loca si me lo llego a encontrar con la portada doblada. Por suerte nunca me ha pasado algo tan extremo como eso, pero tampoco presto libros porque muchas veces no han vuelto a mi casa...
    ¡Nos leemos! :D

    ResponderEliminar
  11. Yo no suelo prestar mis libros ya que las únicas veces que los presté me los devolvieron rotos o simplemente no los volví a ver :(

    ResponderEliminar
  12. Wow demasiado increíble lo de tu amiga... Si todavía no le has pedido el libro ¿¡A qué estás esperando?! Piensa en él, pobrecito, allí solito, maltratado... Ya en serio, el libro es tuyo, y deberías pedírselo, además tu amiga tiene mucha cara, sabiendo que te vas a subir a su coche, que menos que recogerlo del suelo para que no lo veas ahí? XD

    ResponderEliminar
  13. Hola Laura ♥!
    Justo leí tu post de "prestar libros" y este de tu historia trágica (que lamento mucho el libro aún no esté de vuelta en tus manos T.T), pero yo en lo personal, así como tu comentas, solo le presto mis libros a las personas que sé los van a cuidar. Soy algo 'histérica' con eso de prestar cosas porque yo las cuido mucho y no soporto luego alguien las maltrate todas :'(
    Quizá podrías recordarle a la chica de tu libro y cuando lo regrese intentar rescatarlo haciendo un 'makeover' para que así te quedes con ese libro que es muy importante para ti ♥. Saludos :)

    ResponderEliminar
  14. Yo ya no sería amiga de una persona así jajaja. Bromas aparte, yo una vez sí me molesté mucho con una amiga que me regresó un libro de pasta dura con una hoja afuera. No entiendo cómo pasó porque era, precisamente, uno de pasta dura. La cosa es que ella se enojó porque yo me enojé y me dijo que era una exagerada. Me han pasado tantas cosas por prestar libros. Por eso, como te dije en otra ocasión, yo ya mejor no los presto, y si lo hago es sólo a personas cercanas.

    ResponderEliminar
  15. Yo una vez presté un libro a una amiga...y nunca me lo devolvió :c. Todo el mundo quería que se lo preste y...mejor no sigo porque aún extraño el libro, lo bueno es que en esos tiempos todavía no compraba libros originales xD.

    ResponderEliminar
  16. Hola!
    Hace un año mi hermano pequeño me pidió el primer libro de Los Juegos del Hambre para llevarlo a clase y leer en la hora de literatura. A mi no me convencía mucho eso de dejarselo, pero al final cedí, cosa que no debí haber hecho. Cuaando el libro regreso a mis manos tenía la portada y las primeras páginas rajadas por la mitad. Me enfadé tanto con mi hermano que el pobre acabó soltando hasta alguna lagrima. Luego resultó una amiga suyo se había enfadado con el por no sé que tontería y no se le ocurrió otra cosa que pagarla con mi libro. Al día siguiente fui a hablar con ella y me acabó pagando un libro nuevo.
    Los tres pasamos un mal rato de una forma u otra XD
    Besos:))

    ResponderEliminar

Gracias por leer la entrada, te agradecería aún más si dejas un comentario :)

Blog Design by Get Polished