★★★★☆
Cath es fan de Simon Snow. Vale, de hecho, su único mundo es ser fan de Simon Snow. Y ahora le toca empezar la universidad. Su hermana gemela, Wren, le ha dejado claro que no piensa compartir habitación con ella.
Para Wren es una oportunidad única de empezar de cero y conocer gente. Para la tímida Cath, en cambio, supone salir de su zona de confort, y está aterrorizada. Ante la lejanía de Wren, Cath tendrá que apoyarse en su antipática compañera de habitación y su atractivo novio, Levi. Él siempre está ahí para ella, incluso para escuchar los fanfics que Cath lleva años escribiendo…
El libro del que todo el mundo habla (o hablaba hace un par de años). Admito que me tardé en empezar a leerlo, pero después de tantos “oh por dios!” que había leído, sentí que me quedaría decepcionada con el libro, y estaba en lo correcto.

Pero no me mal entiendas, disfrute el libro, es decir, es un libro con el que todos los del mundo bloggero nos podemos identificar, sobre todo yo ya que el personaje principal y yo tenemos muchas cosas en común:

·         Obsesionada con Fanfic ✓
·         Hermana gemela ✓
·         Hermana gemela que no se quiere parecer a ti entrando a la universidad ✓
·         Evita situaciones que se pueden poner incomodas ✓✓✓ (para los que ya lo leyeron, el comer barritas para no tener que ir al comedor es una reacción perfectamente aceptable en mi mundo)

Pero aun así, sentí que no llegó a toda la emoción que se tiene del libro. No tuvo ninguna parte que me emocionara o que me hiciera sentir algo, y aunque la trama esta interesante, no es nada del otro mundo.

Independientemente, me gusta mucho como la autora crea sus personajes, ya que no maneja protagonistas fáciles en situaciones sencillas, es decir, todas sus tramas son muy realistas y con problemas existentes.

Por lo que para mí, aunque es un libro dulce con el cual te puedes identificar, al final solo me quedé con un sentimiento de indiferencia.