Por trece razones | Jay Asher | 368 Páginas | V&R Editoras 
Donde comprar: Amazon | Bookdepository

★★★★☆
No se puede detener el presente, ni tampoco rebobinar el pasado. El único modo de llegar a conocer el secreto… es darle al PLAY.
Clay Jensen es un adolescente como cualquier otro que encuentra, al llegar un día a casa, una misteriosa caja sin remitente dirigida a su nombre. El contenido no es otro que una serie de cintas de grabación, siete en total, que parece haberle enviado Hannah, una compañera de clase que no hace ni dos semanas que se ha suicidado. A pesar del desconcierto que supone volver a oír la voz de Hannah, Clay descubrirá que son trece las razones por las cuales ha decidido quitarse la vida, trece caras de cassete y que, por ello, son trece las personas que deben escucharlas. Él es una de ellas. “Es un juego muy sencillo: primero las escuchas, luego las pasas” dice Hannah en la primera cara.
¿Qué razones son esas y qué tiene que ver él con ellas? A lo largo del día, Clay se irá obsesionando con las grabaciones y hasta recorrerá la ciudad con un mapa que ella misma le ha proporcionado. Pero he aquí un viaje distinto del esperado, un viaje donde el punto de llegada es precisamente el mismo que el de partida y en el que solo hacen falta unos nuevos ojos para verlo todo como por vez primera. Hannah irá desgranando poco a poco su vida en un intento de poner de manifiesto las consecuencias, grandes o pequeñas, de las cosas que hacemos y dejamos de hacer, y que cambian el mundo a veces sin darnos cuenta.

Este libro es de los que terminas y tras cerrarlo te quedas pensando en tu vida, ya que nos deja una lección muy valiosa: Cualquier acción, por insignificante que sea, puede afectar profundamente a la vida de otra persona.

La forma en el autor transmite la historia es extraordinariamente creativa, como dice la sinopsis, antes de morir Hannah graba las trece razones por las que se suicidó y se las manda a las personas involucradas. Si ya leíste el libro o estas debatiendo si lo lees o no, te recomiendo bastante que escuches la siguiente grabación (en inglés).



La forma de escribir del autor es muy directa y aunque es medio cansado el cambio de perspectiva entre los cassetes y el punto de vista de Clay, entiendo que el libro no es sobre las grabaciones, sino de Clay y cómo va cambiando su idea respecto a la vida de Hanna.

Tal vez a algunos no se les hizo justificada la decisión de Hanna porque en sí no hay una razón en específica por la que decidió suicidarse, pero personalmente la entiendo ya que no siempre es un acto que te lleva a tomar esa decisión, sino muchas pequeñas cosas que poco a poco te van acorralando hacia una sensación de soledad y desesperación.

Puede que no a todos les guste el libro, pero creo que independientemente transmite un gran mensaje y deberían darle una oportunidad al libro.