Qué nos hace humanos | Jeff Garvin | 405 Páginas | V&R Editoras 
Donde comprar: Amazon | Bookdepository


★★★☆☆

Lo primero que querrás saber de mí es si soy un chico o una chica.
A veces, me siento un chico.
A veces, me siento una chica.
Créanme, tener un padre congresista que está en medio de una campaña para la reelección y vivir en uno de los condados más conservadores de los Estados Unidos no es nada fácil para gente como yo.


¿Qué soy?
Un ser humano.
¿Cómo me ven?
¿Por qué no me lo cuentas tú…?

Si estas cansado de leer libros juveniles con historias de amor sin mucho transfondo, Qué nos hace humanos es perfecto para ti.

La historia se desarrolla cuando Riley empieza a escribir, a petición de su terapeuta, en un blog anónimo para poder expresar todas sus inquietudes y pensamientos, lo que no esperaba es que el blog se vuelve tan popular que empieza a atraer atención indeseada hasta el grado de que alguien descubre que Riley es el autor del blog.

Qué nos hace humanos es un libro lleno de información sobre lo que es ser género fluido.  Jeff Garvin te explica temas de una forma muy encantadora y la voz que logra transmitir de Riley es perfecta. De lo que más disfruté del libro son las entradas de Riley en su blog, son entradas que te llegan y te hacen enteneder o que alguien de su edad estaría pensando.

El libro está redactado en primera persona, por lo que conocemos como Riley lidia con su situación de primera mano y estamos expuestos a sus pensamientos y miedos durante la historia lo cual hace que le tomes cariño rápidamente. De igual forma aunque la historia desarrolla muchos temas serios, el humor irónico de Riley y su amistad con Bec y Solo ayudan a alivianar el tono del libro.

Lo que no me convenció es que aunque te mantiene a la expectativa el libro durante toda la historia, siento que le faltó una trama más sólida, ya que para cuando lo terminas, todo se siente muy plano. Aun así debo admitir que la escena para el desenlace final es muy desgarradora y te parte el corazón.

Algo muy interesante en el libro y que el autor te explica al final, es que nunca te dicen el sexo biológico del personaje principal para que puedas apreciar a Riley como un ser humano y no esté definido por su sexo ya que al final de cuentas, esto no tiene nada que ver con su género y orientación sexual.

Definitivamente una lectura interesante y de mucho aprendizaje, si te interesa conocer más sobre lo que es ser género fluido, te recomiendo el libro.