Hija de las tinieblas. Reclama el trono (The Conqueror's Saga #1) | Kiersten White | 500 páginas | VRYA

★★★☆☆

“SU COLUMNA VERTEBRAL ERA ACERO; SU CORAZÓN, UNA ARMADURA; Y SUS OJOS, FUEGO”.
Nadie espera que una princesa sea brutal. Pero Lada, la hija de Vlad Drácula, siempre lo fue. En cambio, su hermano Radu es un joven gentil, inteligente y sensible. Todo lo que Lada y su padre desprecian.
Cuando Drácula condena a sus hijos al destierro y los deja en manos del sultán otomano, Lada y Radu conocen a Mehmed. Por primera vez, Radu siente que tiene un verdadero amigo y Lada tal vez encuentre en él a alguien por quien valga la pena sentir algo. Para Radu, el imperio otomano es su hogar. Para Lada, el enemigo. Ella será capaz de sacrificarlo todo con tal de volver a su amada tierra.
Lada, Radu y Mehmed crean un triángulo oscuro y apasionado, que desafiará todas las reglas,
lealtades y sentimientos.
Kiersten White nos trae una impactante historia sobre intrigas políticas, en la que se cortarán cabezas, se empalarán cuerpos y se romperán corazones.

Antes que nada debo admitir que por lo que decía la sinopsis, pensé que el libro trataba sobre la hija de Drácula, ya saben, el clásico personaje chupa sangre, pero no. El libro es más histórico y habla de la hija de Vlad Dracul (una personita que sí existió) y confieso que no me encanta este estilo de libro.

El libro está narrado por Lada y Radu, los dos hijos de Drácula a quienes abandona a su suerte con el sultán otomano como una clase de rehenes. Los dos hermanos son polos completamente opuestos y esto hizo interesante la trama. Lada es una chica muy independiente que no le gusta sentirse prisionera y odia que la juzguen por ser mujer. Mientras que Radu es el "débil" que odia el conflicto y descubre que no todas las guerras se ganan en el campo de batalla.


La trama tiene un buen desarrollo. Conoces a los personajes desde que nacen hasta que su adolescencia y ves como van cambiando sus mentalidades y van creciendo juntos. Eso si, hay un triángulo amoroso, si es que se puede llamar así ya que una de las partes no está muy enterado que forma parte del triángulo.

Algo que disfruté mucho del libro y es importante recalcar es que es una historia única. A pesar de estar inspirada en algunos hechos históricos, la forma en que la autora manejó la idea crea una experiencia muy grata y creas una relación con los dos hermanos aunque sean totalmente diferentes.

Lamentablemente el libro no recibió las cinco estrellas para mí porque sentí el libro un poco pesado ya que está cargado de política y maneja demasiada historia: habla sobre sultanes, imperios, guerras y esto llega a alentar la historia pero en ningún momento la sentí aburrida aunque, tal vez un poco larga.

Así mismo no logró engancharme al grado de leer por horas continuas y sentí unas escenas, que aunque interesantes, estaban de más. Por lo que espero que tengan alguna relevancia en los próximos libros de la trilogía.

Aunque el libro no era exactamente lo que esperaba, sigue siendo una historia muy amena que seguiré en las próximas entregas.