Siete formas de mentir | Riley Redgate | 374 páginas | Puck

★★☆☆☆
Siete adolescentes atrapados en una red invisible de sentimientos y rencores.
Los siete tienen una historia que contar. Cada uno entiende la vida a su manera. 
Pero todos comparten algo sin saberlo: secretos.

Cuando el escándalo estalla en las aulas del instituto, las vidas de estos siete alumnos colisionarán de maneras insospechadas, mientras cada cual busca su propia respuesta a una cuestión crucial:
¿Seguir callando... o empezar a revelar la verdad?

Llevaba tiempo desde que un libro me hizo sentir como Siete formas de mentir me hizo sentir: a la expectativa durante todo el libro y de repente... termina sin más.

Siete formas de mentir tiene un concepto original ya que la historia nos presenta siete personajes en los que cada uno se representa un pecado capital. El problema es que en algunos casos no es muy claro que pecado es cada quien y como se han de imaginar, es un poco complicado llevar el hilo de siete historias a la vez, que aunque se entrelazan, ninguno tiene una trama memorable como para recordarla o identificarla fácilmente.

Hablando de la trama, me entristece decirlo pero la verdad es que no se me hizo muy interesante tampoco. La historia empieza con el chisme de que un estudiante tiene una relación con un maestro de la escuela. A partir de ahí vemos como se desarrolla la vida estudiantil de los personajes más sin embargo, en varios casos la idea principal (lo de la relación prohibida) no tiene ninguna relevancia con su día a día, solamente al final como que la autora trató de encaminar todas las historias a la idea original de una forma muy simple y sin ningún clímax cerró el libro. Además, hubo algunas tramas que siento quedaron sin resolver SPOILER -> ¿en qué termina el tema del divorcio de los papás de Matt?¿que sucede con Valentine y sus papás? ¿qué onda con Juniper, vuelve a ser la chica perfecta? ¿cómo pasó lo del gobierno estudiantil? nadie votó ni hizo campaña en todo el libro <-SPOILER

Hay algunos personajes que si me gustaron, como el de Valentine, Kat y Lucas pero vuelvo a lo mismo, siento que su historia no iba muy de acuerdo a la idea original del libro y hubiera sido mejor explorarlos de otra manera o con una idea central diferente.

Estoy totalmente a favor de leer historias sencillas, vaya, no todos los libros de literatura juvenil tienen que ser super emotivos o desgarradores, pero siento que Siete formas de mentir, aunque tenía un concepto interesante, la autora no supo explotarlo por completo y escogió un argumento poco excitante.